INICIATIVA CIUDADANA

Iniciativa Ciudadana Europea

 

La Iniciativa Ciudadana Europea es una herramienta que permite a los ciudadanos participar en la configuración de la UE solicitando a la Comisión Europea que proponga nuevas leyes. Cuando una iniciativa alcanza 1.000.000 de firmas, la Comisión decide qué medidas adoptar.

Para comenzar una iniciativa es necesario un grupo de 7 ciudadanos de la Unión Europea que residan en 7 estados miembros distintos. Además hay que tener en cuanta una serie de cuestiones técnicas, como por ejemplo la organización de la recogida de firmas, que puede ser en papel u online.

Es importante tener en cuenta que entre el millón de firmas deben recogerse en un período de 12 meses desde que se registra la iniciativa, y que debe haber firmantes de al menos 7 estados miembros. Para apoyar la iniciativa, es decir, para poder firmar, hay que ser nacional de un estado miembro y tener la edad mínima para votar en las elecciones europeas, aunque algunos países permiten firmar a los mayores de 16 años.

Una vez recogidas las firmas y verificadas hay que presentar la iniciativa a la Comisión Europea, quién en un plazo de 6 meses expondrá  las medidas que tenga previsto adoptar, en su caso, como respuesta a la iniciativa y sus razones para intervenir o para no hacerlo. La respuesta consistirá en una Comunicación formalmente adoptada por los comisarios y publicada en todas las lenguas oficiales de la UE.

Si la Comisión considera que un acto jurídico es una respuesta adecuada a la iniciativa, empezará a elaborar una propuesta formal. Eso lleva consigo etapas preparatorias como consultas públicas, evaluaciones de impacto, etc. Una vez adoptada por la Comisión, la propuesta se presenta ante el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE (o, en algunos casos, solo al Consejo), que deberán adoptarla para que se convierta en ley.