INSTITUCIONES DE LA UNIÓN EUROPEA

Tribunal de Cuentas

El Tribunal de Cuentas Europeo, con sede en Luxemburgo, es la institución que se encarga de la fiscalización de las finanzas de la UE. Asume, además, el compromiso de ser una organización eficiente a la vanguardia de las innovaciones en el campo de la auditoría y la administración del sector público. Como auditor externo, el Tribunal protege los intereses de los contribuyentes europeos.

 

El Tribunal de Cuentas se ocupa, en particular, de:

  1. Controlar los ingresos y gastos de la Unión a fin de mejorar la gestión del presupuesto por la CE y de la rendición de cuentas de la situación financiera de la Unión.
  2. Controlar a los distintos gestores de Fondos europeos, incluidos controles aleatorios en las Instituciones europeas, particularmente en la CE que es el principal órgano encargado de la ejecución del presupuesto, los Estados miembros y los países que reciben fondos de la UE, ya que la Comisión gestiona con ellos la mayor parte de los fondos (alrededor del 80%).
  3. Elabora informes de auditoría, en los que recoge los hechos constatados y las recomendaciones pertinentes, destinados a la CE y a los Estados miembros.
  4. Traslada los indicios de fraude, corrupción u otras actuaciones ilegales a la Oficina Europea de Lucha Antifraude (OLAF), que a su vez tras su investigación puede, en su caso, dar traslado al Ministerio fiscal del país que corresponda.
  5. Envía un informe anual al Parlamento y al Consejo que sirve de base para la aprobación de la gestión, por parte de la CE, del presupuesto anual UE.
  6. Publica recomendaciones elaboradas por expertos, con el fin de ayudar a los responsables políticos a gestionar mejor los fondos y a rendir cuentas de ello a los ciudadanos europeos.
  7. Publica recomendaciones sobre las propuestas legislativas europeas que incidan en la gestión financiera de la Unión, así como dictámenes, análisis y otras publicaciones sobre las finanzas públicas de la UE.

El Tribunal, actúa de forma totalmente independiente, de las instituciones y órganos que controla. Sus miembros, uno por Estado miembro (28), son designados por el Consejo de la UE previa consulta al Parlamento, para un mandato renovable de seis años. El Tribunal elige de entre sus miembros a un Presidente, cuyo mandato es de tres años asimismo renovable.

El Tribunal trabaja mediante grupos de auditoría, denominados “cámaras” que preparan los informes y recomendaciones para aprobación del Tribunal.